Acné

El acné se presenta en la adolescencia con mayor frecuencia sin embargo puede presentarse en cualquier edad.

Hay diferentes tipos de acné. Un exceso de sebo en la piel da lugar a que los poros se dilaten y los poros cutáneos tiendan a obstruirse. El poro se cierra y el sebo queda alojado en su interior, apareciendo los “comedones” (vulgarmente llamados espinillas y puntos negros): esto da lugar al acné comedoniano.  En este  ambiente carente de oxígeno, una bacteria normalmente  presente en la piel (conocida como Propionibacterium acnes), puede proliferar y liberar sustancias inflamatorias que se extienden en esta zona y dan lugar a la aparición de lesiones inflamadas (erupciones, granos), produciéndose un acné inflamatorio. En los adolescentes pueden coexistir estas dos formas, denominándose acné polimorfo, que afecta casi al 60% de los pacientes con acné.

 

acné-severo